El summum bonum del cristiano

summum-bonumUn artículo escrito por el Dr. Jack Cottrell.  Su comentario sobre el artículo es el siguiente: “Mientras ordenaba algunos archivo antiguos, encontré este artículo corto que escribí para The Lookout el 10 de abril, 1988.

Hace años, un reportero para el Enquirer de Cincinnati hizo una encuesta aleatoria, preguntándole a las personas sobre su concepto de “la vida buena”.  Aquí hay algunas de sus respuestas:

“No sé.  Soy nuevo en este pueblo.  Mucho dinero, supongo.  Que me dejen en paz.  Talvez ella sabrá; pregúntenle a mi esposa.”

“Primero que nada, la vida buena significa estar feliz en lo que estoy haciendo.  Tener salud tanto para mí como también para mi familia.  Y no necesariamente tener angustias económicas.”

“Tan solo el poder levantarme en la mañana, enfrentar los desafíos del día, irme a la cama si más preocupación en el mundo.”

“Supongo que la vida buena sería hacer algo y hacer dinero haciéndolo.  La clave es el dinero.”

Estas personas probablemente no lo sabían, pero estaban dando su respuesta personal a la venerable pregunta filosófica del summum bonum, una expresión en latín que significa “el bien más elevado”.  Cualquier forma que toma la pregunta, es importante que todos nosotros no detengamos a considerar cómo realmente lo responderíamos.  ¿Qué es nuestro punto de vista sobre “el bien más elevado” o qué consideraríamos que es la cosa más importante del mundo?  ¿Qué estamos tratando de cumplir por sobre todo lo demás con nuestras decisiones y acciones?

La mayoría de las respuestas dadas en la investigación del Enquirer fueron bastante materialistas, como demuestran los ejemplos de arriba.  Su punto de vista del bien más alto en la vida se resume en el siguiente mensaje impreso sobre el mantel individual de un restaurant de comida rápida (no bromeo): “Nuestra carne 100% res de cuarto de libra es un bocado.  Comienza con todo un cuarto de libre que carne gruesa y jugosa.  Luego está cubierta con queso.  Y amontonada con lechuga, tomates, pepinillos, cebollas y nuestra propia salsa deliciosa.  Todo lo que hace que la vida valga la pena vivir está sobre un pan con semillas de sésamo.

¡Qué diferente es la respuesta de Jesús a la pregunta sobre el bien más alto de la vida!  Dice en Mateo 6:33 (NBLH) “Pero busquen primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” Aquí está nuestro summum bonum: ¡el reino de Dios!  Con cada respiro y pensamiento y acto, debemos estar buscando cumplir esto por sobre todo lo demás.

Pero, ¿qué es “el reino de Dios”?  Para la mayoría de nosotros, la palabra reino significa el reino sobre el cual reina un rey.  Por lo tanto, el reino de Dios sería un reino por sobre el cual él reina; muchos igualan esto con la iglesia y consideran que Jesús nos está mandando poner la iglesia por encima de todo lo demás en nuestras vidas.  Pero esto realmente no es la idea principal.  Las palabras bíblicas para “reino” principalmente significan el REINADO de Dios en sí, en otras palabras, su reinado, su señoría, su dominio, su gloria.  ESTE es el summum bonum del cristiano; esto es lo que debemos estar buscando por sobre todo lo demás: honrar a Dios como Señor y Rey de todo, glorificar su nombre por sobre todo nombre.  Todo lo que hacemos debe tener esto como su meta final.

Jesús dice que primero debemos buscar el reino de Dios “y su justicia”.  En este contexto, creo que Jesús está pensando de justicia como obediencia a la voluntad de Dios.  Jesús agrega esto porque es el MEDIO principal por el cual le traemos honor y gloria a Dios.  Más que cualquiera otra cosa, en nuestra vida cristiana lo que glorifica a Dios por encima de todo lo demás es nuestra obediencia a su voluntad (sus mandamientos de ley).

Recordaremos que en su “Gran Comisión” Jesús les dijo a los apóstoles que fueran y enseñaran a todas las naciones primeramente a ser bautizadas (Mateo 28:19).  No podemos honrar a Dios en ninguna otra cosa hasta que hayamos hecho este nuevo comienzo.  Pero luego no estamos para nada sorprendidos que Jesús luego les dijo que les enseñaran a las naciones a “observar todo lo que les he mandado” (v. 20).  Observar u obedecer todos los mandamientos de Dios es la justicia que le honra y glorifica.

¿Cuántos de nosotros realmente ponemos el reino de Dios primero en nuestras vidas?  ¿Cuántos de nosotros, por otra parte, tenemos la filosofía del “pan con semilla de sésamo”?  Jesús se refiere a este último estilo de vida como servir a “Mammón” (dinero) en vez de servir a Dios (Mateo 6:24).  Nos instruye no poner cosas materiales primero, y ni siquiera hacer que la provisión para comida, alojo y ropa sea nuestra prioridad principal (Mateo 6:25-32).  No hace esta promesa: si pones el reino de Dios primero siendo fiel a su voluntad, “todo lo demás será añadido” (v. 33).  Esto es, como decía Paul Harvey, “el resto de la historia”.  Cuando realmente ponemos lo primero en primer lugar, Dios proveerá lo que necesitamos.  ¡Ordenemos nuestras vidas como si realmente creyéramos esto!

[Adenda: el resumen para el sermón estaba basado en estas ideas: De qué se trata la vida: I: La META—el reino de Dios.  II.  El MEDIO—la justicia de Dios.  III.  El RESULTADO—“Todo lo demás”.]

Pueden encontrar las notas originales del Dr. Jack Cottrell buscando su página en Facebook o en su blog. Para ver el artículo original, haga clic AQUÍ.

Categorías: Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s