¿Qué tipo de ROCA es Pedro?

Qué tipo de roca es Pedro

Un artículo escrito por el Dr. Jack Cottrell.  Para leer el artículo original, visitar su BLOG.

PREGUNTA:  ¿Dice Mateo 16:18 que el Apóstol Pedro es la ROCA sobre la cual está edificada la iglesia?  ¿Apoya esto la enseñanza católica romana que Pedro fue el primer Papa?

RESPUESTA:  El texto en duda está incluida aquí, en Mateo 16:15-18: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy Yo?” les preguntó Jesús. Simón Pedro respondió: “Tú eres el Cristo (el Mesías), el Hijo del Dios viviente.” Entonces Jesús le dijo: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los cielos. “Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré Mi iglesia; y las Puertas del Hades (los poderes de la muerte) no prevalecerán contra ella (NBLH).

La cuestión de interpretación que está en duda aquí se ve en un ensayo online por un escritor católico romano, Karl Keating, titulado “Pedro la Roca” (https://www.catholic.com/tract/peter-the-rock).  Keating describe su encuentro con un misionero adventista del séptimo día, que trató de convertirlo intentando refutar la manera en la que los católicos interpretan Mateo 16:18.

Christ give Peter the Keys to Heaven

En este encuentro, tan pronto como el misionero mencionó el texto de Mateo 16:18, Keating le dijo, “¡Alto ahí!  . . . Ese es el texto donde Jesús nombró a Simón como cabeza terrenal de la Iglesia.  Ahí fue donde lo nombró el primer papa.”  En otras palabras, Simón Pedro es la ROCA sobre la cual está construida la iglesia.  Así lo entienden los católicos.

El misionero de inmediato destacó que esto no es lo que dice el griego original.  “En griego, la palabra para roca es petra, lo cual significa una piedra grande y masiva.  La palabra usada para el nuevo nombre de Simón es diferente; es Petros, lo cual significa una pequeña piedra, una piedrita.”

En este punto el católico, Keating, intenta desmontar el argumento común en contra de la perspectiva católica.  Él dice que petros y petra en el griego clásico antiguo puede haber tenido esta distinción, pero en el griego del primer siglo (del Nuevo Testamento), “las palabras petros y petra eran sinónimas”.  Tal vez querían decir “piedrita” y “piedra grande” siglos antes del tiempo de Cristo, “pero esa distinción ya había desaparecido del lenguaje para cuando el evangelio de Mateo fue traducido al griego . . . en el griego koiné, tanto petros como petra simplemente querían decir ‘piedra’.  Si Jesús hubiera querido llamar a Simón una piedrita, hubiera usado la palabra griego litos.”

Además, dice Keating, debemos recordar que Jesús en realidad habló en el lenguaje arameo, y el evangelio de Mateo originalmente pudo haber sido escrito en arameo.  Y en arameo solo hay una palabra para “roca”, a saber, kefa (o kefas, como en cefas).  Así que kefa significa “roca”, al igual que petra.  Así que, “lo que Jesús le dijo a Simón en Mateo 16:18 fue esto: ‘Tú eres Kefa, y sobre esta kefa construiré mi Iglesia.’”  Además, la única razón por la cual la versión en griego usa petros en vez de petra es porque la terminación previa (-os) es masculina en griego, mientras que la terminación -a es feminina.  Así que fue cambiada a la terminación masculina, ya que Pedro es hombre.

Por lo tanto, dice Keating, debemos concluir que es aquí donde Jesús nombró a Pedro como el primer Papa.

¿Cómo respondemos a esto?  La mayoría de los protestantes han rechazado y siguen rechazando este razonamiento, por varias razones.

Primero, el argumento desde el lenguaje arameo no enfatiza suficiente el hecho que la única versión de Mateo que tenemos y de la que podemos estar seguros está en griego.  Jesús probablemente sí habló arameo, pero cómo le hubiera hecho esta declaración a Pedro en arameo es meramente especulativo.  Como dice R. C. H. Lenski, debemos “disputar la referencia al arameo con tal de deshacer la distinción entre petros y petra.  Sabemos muy poco sobre el arameo como para afirmar que cuando Jesús dijo estas palabras, usó el mismo término arameo en ambas declaraciones” (The Interpretation of St. Matthew’s Gospel [La interpretación del evangelio de San Mateo], Augsburg 1993, 627).

Como con todos los todos los otros libros del Nuevo Testamento, debemos concluir que el original fue escrito en griego, y que Mateo fue inspirado por el Espíritu Santo cuando escribió.  Por lo tanto, cualesquiera términos en arameo que Jesús haya usado en su conversación con Pedro, sabemos por medio del Espíritu Santo que las connotaciones deseadas eran Petros y petra—dos términos diferentes.

St Peter

Segundo, ¿qué de la declaración que estos dos términos eran idénticos en significado para cuando se escribió el Nuevo Testamento?  Probablemente sí es el caso que, para cuando estos términos se habían acercado más en significado, y que petros podría ser usado con la misma connotación que petra.  Pero es NO nos requiere pensar que cada vez que se utilizaba la palabra petros, tenía que ser idéntico o sinónimo con petra—especialmente cuando fueron usadas juntas, como en el caso de Mateo 16:18.  Los que usaban estas palabras, especialmente el Espíritu Santo, sabrían de la historia de su uso y podrían hacer un punto con ello cuando fuese apropiado.  (Véase Lenski, op. Cit., 625).  Como dice Colin Brown, “Las dos palabras podían ser usadas intercambiablemente,” pero “podían” no es lo mismo que “siempre eran”.  (Véase Brown, “Rock” [Roca], The New International Dictionary of NT Teology [El nuevo diccionario internacional de teología neotestamentaria], Baker 1978, 3:386.)

Pero, ¿qué del punto que la única razón por la que se usa Petros para Pedro, en vez de petra, es el requerimiento de género del lenguaje griego—que una terminación masculina tenía que ser para un nombre masculino?  Ciertamente, esta es la manera en la que normalmente ocurría, pero no es la razón por cambiar petra a Petros aquí.  El hecho es que Jesús ya había re-nombrado a Simón como Petros (en griego) en Juan 1:42 y Marcos 3:16.  La palabra griega Petros se usa 154 veces en el Nuevo Testamento, siempre en referencia a Pedro.  En los récords de los Evangelios, Jesús se dirige a Pedro diez veces, usando “Simón” ocho veces y “Pedro” dos veces (Mateo 16:18 y Lucas 22:34).  Aquí en Mateo 16:18, Jesús simplemente está usando el nombre griego por el cual se conoce a Pedro a través del Nuevo Testamento.

Pero seguramente, el hecho de que Petros significa “roca” en algún sentido debe ser significante, o Jesús no le hubiera dad a Pedro este nuevo nombre (o sobrenombre) en primer lugar.  Estoy de acuerdo con eso—pero ¿cuál connotación tenía pensado Jesús cuando llamó a Simón “Cefas”: lecho de roca (petra) o pequeña piedra movible (petros)?  La cosa interesante es que en el texto de Lucas 22:34—el único otro lugar donde está grabado que Jesús se dirigió a Pedro como Petros, el estado y comportamiento de Pedro como piedra son más como una piedrita que como un lecho de roca.  Es decir, aquí Jesús está informándole al confiado Pedro que estaba a punto de fallar: “Te digo, Pedro, que el gallo no cantará hoy hasta que tú hayas negado tres veces que Me conoces” (NBLH).  ¡Esto en realidad no presenta a Pedro como petra!

Esto es algo que debemos tener en cuenta cuando leemos Mateo 16:18, que es el único otro lugar donde se presenta a Jesús habiendo usado el nombre de Pedro como Petra.  Y, en vista de Mateo 16:17 (véase abajo), tiene perfecto sentido decir que Jesús aquí está enfatizando el lado más débil de Pedro: “¡Eres petros, no petra!”

Tercero, reconozco que Petros y petra podrían ser y sin duda fueron a veces usadas intercambiablemente en la era neotestamentaria, pero insisto que no siempre fue necesariamente el caso que fueran equivalentes o sinónimos.  Sugiero que esta equivalencia podrían aplicarse cuando alguna de las palabras fuera usada singularmente, aparte de la otra; pero si ambas palabras fueran usadas juntas, como en Mateo 16:18, debemos buscar una razón válida y textual por la cual ambas podrían ser usadas con sus connotaciones individuales.

Pero, ¿no sería una razón suficiente válida el requisito de género (tratado arriba)?  En realidad, no.  Aunque Jesús (o el Espíritu Santo inspirando el texto griego) hubiera querido retener Petros como el nombre masculino de Pedro, y equivalerlo con la segunda palabra para “roca”, podría haber usado petros en la segunda declaración: “Tú eres Petros—y sobre este petros edificaré mi iglesia.”  Pero entonces el defensor católico dirá, “¡No!  ¡Petros es una piedra pequeña! ¡La iglesia debe estar construida sobre un cimiento firme—roca—una petra!”  ¿Ah, sí?  Pero, ¿no argumenta tenazmente que no había una distinción entre estos términos en los tiempos del Nuevo Testamento?  Así que ¿por qué no se podría haber usado petros en ambas declaraciones, si Pedro y la piedra angular son la misma cosa?

Gesupietrochiave

Cuarto y finalmente, lo que debemos decidir, en el verso 18, es si la intención de Jesús fue EQUIVALAR el Petros y la petra, o de DISTINGUIRLOS.  La Iglesia Católica Romana, según la representa Keating, dice el primero; yo digo el segundo.  ¿Por qué?  Primero, si Pedro y la piedra angular deben ser lo mismo, ¿por qué no dijo Jesús simplemente, “Tú eres Pedro, y SOBRE TI edificaré mi iglesia”?  Como dice Lenski (p. 625), “Si por ‘esta roca’, Jesús tenía pensado a Pedro, fácilmente pudo haber dicho, epi sou, ‘sobre ti’ edificaré mi iglesia, ‘sobre ti, Pedro’, agregando su nombre.”  Pero Jesús no lo dijo así.

Siguiente, continuando con el análisis del contexto, podemos identificar otra razón textual por la cual Petros y petra en el verso 18 deben ser distintos y no equivalentes—una razón que no debemos pasar por alto.  En el verso 16, Pedro hace su gran confesión, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”.  Entonces, en verso 17, Jesús dice, “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los cielos.”  En otras palabras, Jesús alaba a Pedro por su confesión, pero deja claro que Pedro mismo no es la fuente de este conocimiento.  La fuente es el Padre celestial.  El punto del verso 17, entonces, es de distinguir a Pedro, con sus debilidades y limitaciones carnales, del Dios Todopoderoso y Omnisciente.  Así que en el verso 17, Jesús ya ha citado la naturaleza débil de Pedro (véase Lucas 22:34), en contraste con lo sobrenatural; entonces en verso 18, reafirma este contraste así: “Sí, Petros, tú eres una roca, pero una roca pequeña en contraste con esta otra Roca, esta petra que el Padre te ha revelado y sobre la cual edificaré mi iglesia.”

En conclusión, ¿qué es esta petra sobre la cual está edificada la iglesia?  Es el CONTENIDO de la confesión de Pedro, lo cual resume la obra de Jesús (“el Cristo”) y la persona de Jesús (“el Hijo del Dios viviente”).  En este sentido, es Jesús mismo quien es la petra, la piedra angular de la iglesia—no un mero ser humano, incluyendo a Pedro (véase 1 Corintios 3:11).  En el sentido que la iglesia está edificada sobre el contenido de las enseñanzas apostólicas y los profetas (Efesios 2:20).  En este último texto, a Pedro no se le da ninguna prioridad sobre otros apóstoles—un hecho que confirma nuestra presente explicación de Mateo 16:18.

Categorías:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s