EL BAUTISMO– una intruducción

SDB Día 1

Escrito por Mike Boyce, misionero y maestro de Biblia en Santiago, Chile.  Visiten su blog, Dosis de Doctrina, para leer más de sus enseñanzas y devocionales.

¿Qué pasa si un hombre se convierte en el desierto? Al hablar del bautismo y si verdaderamente es necesario ser bautizado, siempre surge la pregunta. En la Biblia hay un caso. Hay un hombre andando en un carruaje de algún tipo, regresando a su región después de haber estado en Jerusalén. Dios le envía un evangelista llamado Felipe quien le explica un pasaje bíblico que había profetizado acerca de Jesús como el Cristo, el Señor y Salvador. Dice la Biblia que después de haber escuchado el evangelio predicado por Felipe, en el primero momento de ver agua el eunuco pide ser bautizado. Entran en el agua y salen del agua. Después de salir del agua se termina la “conversión” del eunuco. Hay varias cosas que aprendemos en este corto relato. Aprendemos que cuando Felipe evangelizaba mencionaba el bautismo (incluso estando en un lugar desierto), aprendemos que tenían que bajar y entrar en el agua (aunque seguramente el eunuco llevaba agua potable), aprendemos que el eunuco percibió la urgencia e importancia de ser bautizado, y aprendemos que su actitud de sumisión es ejemplar. No comienza con objeciones como “pero, ¿es realmente necesario” o “y ¿cómo se salvó el crucificado al lado de Jesús?” sino que simplemente se sometió al bautismo que aparentemente había sido predicado por Felipe en su presentación del Evangelio. Pueden ver el relato en Hechos 8:26 en adelante.

La importancia del bautismo

El paso final y culminante en la conversión, cuando cree, pone su fe en Jesucristo, se arrepiente de su estilo de vida pecaminoso, y confiesa a Jesús como su Señor y Salvador, es algo que llamamos bautismo. El término “bautismo” viene de una palabra griega que quiere decir “inmersión” o “sumersión”. Estamos, en el caso del bautismo cristiano, hablando de estar sumergido en agua. La inmersión de un creyente lleva mucho significado. Aunque hay mucha más información bíblica, algunos de los pasajes bíblicos indican que el bautismo por inmersión en agua es:

  1. el momento en que nos identificamos con la muerte y resurrección de Jesús para también participar en sus beneficios (Romanos 6:3-4; Colosenses 2:12-14);
  2. el momento en que somos revestidos en Cristo para que cuando Dios nos mira, nos vea con la justicia de Jesús (Gálatas 3:27);
  3. el momento en que nuestros pecados son lavados por la eficacia de la muerte y resurrección de Jesús y quedamos perdonados (Hechos 2:38; Hechos 22:16; Colosenses 2:12-14; 1 Pedro 3:21);
  4. el momento en que Dios nos otorga la dádiva de la morada del Espíritu Santo en nuestras vidas y nos da novedad de vida (Hechos 2:38; Romanos 6:3-4).

La urgencia del bautismo

Hechos tiene tres casos que muestran la urgencia del bautismo. En la mayoría de las conversiones en Hechos no se especifica cuándo fueron bautizados, pero en estos tres casos tenemos una buena indicación. El primer caso es Pentecostés. Dice que la multitud que aceptó la predicación de Pedro fue bautizada el mismo día (Hechos2:41). El segundo caso es el del eunuco en Hechos 8:36-38 quien pidió ser bautizado en el primer momento de ver agua suficiente después de haber escuchado el mensaje. El último caso es del carcelero en Filipos. En Hechos 16:33 leemos que fue bautizado en “aquella misma hora de la noche” (LBLA), aunque no tenía trasfondo judío ni ninguna preparación previa. En los tres casos, se precluye cualquier lapso entre la conversión y el bautismo. Son simultáneos. No hay cursos para el nuevo creyente. No aplazan su conversión el domingo. No hay programación de una salida anual. No lo postergan para que se santifiquen un poco más antes de ser bautizado. Los convertidos oyen, creen, se arrepienten, y son bautizados. Esto llamamos, a veces, el plan de la salvación: oír, creer, arrepentirse, confesar, y ser bautizado. Uno puede, como un antiguo predicador en los EE. UU. enseñar el plan de la salvación a niños usando los cinco dedos. Algunas versiones de este ejercicio usan esta lista de cinco elementos. Otra versión del ejercicio destaca tres cosas que uno hace en la conversión: creer, arrepentirse, y ser bautizado; y dos cosas que hace Dios: perdón de pecados y novedad de vida. Así, viendo la urgencia que la Biblia expresa, uno puede enseñar rápidamente a personas abiertas a recibir el mensaje, las partes del plan de la salvación para llevarlo a cabo lo más pronto posible.

La riqueza del bautismo

Es un momento importante y urgente por su conexión con la salvación. También es un momento lindo que será atesorado por toda la vida. Nos da un momento fijo y claro que podemos recordar y saber que efectivamente estamos con Cristo. Su conexión con la salvación, y los efectos que genera en nuestras vidas, ya que nos enseña mucho y nos da la confianza de poder identificar el momento de nuestra conversión. Es realmente un diseño bueno de parte de Dios para nosotros. Tertuliano (un cristiano del tercer siglo) vio la riqueza del bautismo e indicó que una buena forma de matar a pececitos es quitarles el agua. Refutó a una herejía de su época que intentaba abandonar la riqueza del bautismo cristiano.

La necesidad de aclarar el bautismo

Es lamentable que un momento tan importante en la vida del cristiano y un tema ámpliamente conversado en el Nuevo Testamento, haya llegado a ser sujeto de tanta discusión y división. Hay una confusión ubicua desde la reforma protestante acerca del significado del bautismo. También hay diferencias acerca de su forma (modo) y acerca de quien debe recibir el bautismo. Junto con eso, uno puede agregar otros temas asociados con el bautismo que se debaten: si tiene que ser agua viva, si solamente ciertas personas pueden administrar el bautismo, si el bautismo en sectas es válido, si debe ser por triple inmersión, y más. Perdiendo la belleza del bautismo, hemos llegado a una discordia absurda. En un momento, algunos que creían en inmersión fueron ahogados en un río como “castigo” por esta creencia. Hoy, gracias a Dios que no hay pena de muerte por aceptar la enseñanza bíblica. Pero, denominaciones cristianas tienen sus dogmas acerca del bautismo que previenen estudio honesto y aceptación de la enseñanza del Nuevo Testamento.

Más, la Biblia es sumamente clara acerca de los temas principales asociados con el bautismo. Mientras hay temas con diversidad de opiniones que surgen porque la Biblia no habla mucho del tema, el bautismo es un tema donde la diversidad de opiniones actuales no tiene su raíz en la Biblia sino en la historia de la iglesia. En los temas principales como: para quién es, qué hace, y cómo se debe hacer, las opiniones variadas (grabadas como dogmas en algunas denominaciones cristianas) han sido introducidas a lo largo del trayecto histórico de la iglesia. El testimonio bíblico es amplio, claro y unánime.

Dada la importancia del tema junto con la confusión abundante y la riqueza (y unanimidad) de la enseñanza bíblica en relevante dedicar más tiempo a este tema.

Sinopsis de la serie sobre el bautismo

Los artículos de esta serie, cuyos autores son ministros y misionero, abarcarán los temas antemencionados y otros. Los temas de los artículos aquí serán:

  1. una introducción al tema del bautismo cristiano
  2. el significado del bautismo, (qué hace y por qué es necesario)
  3. la materia del bautismo (si las referencias hablan de bautismo físico o espiritual, qué tipo de agua, etc.),
  4. la forma del bautismo (si tiene que ser por inmersión, o si otras prácticas, como la aspersión, son válidas),
  5. el sujeto del bautismo (si se debe bautizar a recién nacidos, las condiciones que la persona debe presentar)
  6. el ministro del bautismo (la función de la persona que administra o realiza el bautismo).
  7. objeciones comunes, las cuales siempre surgen cuando uno expone la enseñanza neotestamentaria acerca de la importancia del bautismo (si es salvación por obras, si contradice la gracia, si el ladrón en la cruz es evidencia en contra, etc.)

Estos artículos se enfocarán en el bautismo cristiano. La Biblia habla también de otros bautismos que no son parte del tema. El bautismo de Juan el Bautista no es el mismo bautismo. El bautismo de Jesús mismo es muy único en cuanto a su significado. El bautismo se menciona en forma figurativa cuando Jesús habla de su muerte como un bautismo (Marcos 10:38-39). Tampoco se enfocarán en los bautismos practicados por otros grupos religiosos.

Las doctrinas bíblicas del bautismo cristiano han sido distorsionadas y confundidas en un gran parte del mundo cristiano. Aquí tenemos un intento de volver a la Biblia, limitarnos por sus enseñanzas y guiarnos por sus patrones. Si queremos ser la Iglesia que Cristo fundó y si queremos honrarle como la cabeza de la Iglesia, debemos seguir las instrucciones que él nos transmitió a través de su Palabra.

ÍNDICE
SIGUIENTE: EL SIGNIFICADO DEL BAUTISMO

Categorías: Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s