¿Serán salvos los paganos (no-evangelizados)?

Una nota escrita por Dr. Jack Cottrell. Notas agregadas por la traductora han sido marcadas con asteriscos (*).

PREGUNTA: Si una persona muere sin oir de Jesús o de gracia pero aún cree en su corazón que todas las cosas en los cielos y en la tierra fueron creadas por Dios el Creador ¿será salva esta persona? ¿No tienen estas personas la ley escrita en sus corazones, como dice Romanos 2:15, aunque no han podido escuchar de Cristo?

RESPUESTA: El punto de Pablo en Romanos 1:18-32 (y 2:14-15) es que aún aquellos que no tienen revelación especial (como el evangelio) SÍ tienen revelación general del poder de Dios, de Su Señorío y de ciertas leyes morales fundamentales (1:20-21, 26-32; 2:15). Por lo tanto, son responsables por su forma de responder a estas leyes. El problema, sin embargo, es que TODOS han pecado contra las leyes que conocen por medio de la revelación general (Rom. 3:9-12, 23) y por lo tanto TODOS están bajo la ira de Dios (Rom. 1:18, 32). Conocimiento de la ley de Dios es una forma de entrar al cielo sólo si un lo obedece por completo. Cuando una viola cualquier ley que conoce, ahora es digno sólo de condenación (véase Rom. 3:19-20).

Para más sobre estos puntos, vean mi comentario sobre Romanos (edición de un volumen, College Press, 2005) y mi libro Set Free! What the Bible Says About Grace*, capítulo 8, “Why the Law System Cannot Save”** (La mayoría de lo siguiente es tomada del último, pp. 152-154)

Muchos Cristianos no entienden esta enseñanza Bíblica sobre el destino de “los paganos” (como se les refiere mucho) y especulan que Dios ciertamente encontrará alguna manera de salvar a tales personas igual. Algunos dicen que un conocimiento rudimentario de la gracia de Dios, y por lo tanto una oportunidad para fe y salvación, seguramente les será disponible a todas personas de alguna manera si es que nunca escuchan de Jesús. Otros argumentan que “los paganos” seguramente serán salvados sólo porque ellos nunca han oído de Jesús, i.e., ellos serán salvados por su ignorancia de gracia. El sentimiento es esto: “Seguramente Dios no condenará a alguien por no creer en Cristo si esa persona nunca escuchó de Cristo.”

En respuesta a todos los puntos de vista que argumentan por el estado de salvación para algunos o todos los paganos apartados del conocimiento del evangelio y una respuesta positiva a él, podemos argumentar que sus proponentes necesitan prestar atención más cercana a la enseñanza específica de la Escritura sobre este tema. El punto entero de Pablo en Romanos 1:18-32 es que los paganos están en un estado sin esperanza mientras tengan tan sólo revelación general. Otras Escrituras nos muestran que la salvación viene tan sólo por fe en el Redentor, Cristo Jesús; y que conocimiento de Él sólo viene por medio de revelación especial. En el Nuevo Testamento salvación y vida eterna están siempre conectadas con conocer a Jesús y creer en Jesús (e.g., Juan 3:16-18; Juan 17:3; Hechos 16:31).

La “gran comisión” del Cristo resusitado a Pablo (cuando aún era Saulo de Tarso) claramente nos muestra que los no-evangelizados del mundo están en un estado de perdición. Él le dice a Pablo que está siendo enviado a los Gentiles, “para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados” (Hechos 26:18, LBLA). Aquí es declarado o por lo menos implicado que los Gentiles tienen ojos cerrados (ceguera espiritual), están en oscuridad (un símbolo de falsedad), están bajo el dominio de Satanás, no tienen perdón de pecados, no tienen heredad en gloria (el cielo) y no son parte de los que son “puestos-aparte” (santificados). La única cosa que puede poner aparte es tener fe en Jesús.

En su carta a los Efesios, quienes eran conversos del mundo Gentil o pagano, Pablo describe lo que era su estado antes de llegar a ser Cristianos. “Recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo” (Efesios 2:12-13, LBLA). Las palabras “sin esperanza,” “sin Dios,” y “lejos” son claras y decisivas. Después en Efesios Pablo declara que Gentiles viven “en la vanidad de su mente, entenebrecidos en su entendimiento, excluidos de la vida de Dios por causa de su ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón” (4:17-18, LBLA). Su ignorancia es voluntaria, saliendo de la dureza de su corazón, y les causa ser excluidos de la vida de Dios.

Pablo se dirige a este mismo tema en Romanos 10, donde está explicando porqué tantos Judíos están perdidos. La única forma de ser salvado, dice, es confesar con tu boca a Jesús por Señor, y creer en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos (10:9). Después de identificar así a Jesús como Señor, cita el dictamen de Joel 2:32, “todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo” (10:13). Luego Pablo nos dice que la única forma que cualquiera puede conocer a Jesús como Señor y así creer en él e invocar su nombre, para poder ser salvado: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? . . . Así que la fe viene del oír, y el oír por la palabra de Cristo” (10:14-17).

La conclusión es que “los paganos” serán salvados por gracia SI alguien les lleva el evangelio de gracia y ellos lo aceptan. No tenemos ninguna razón Bíblica de pensar que serán salvados de otra forma. La implicación de todos estos textos, especialmente Romanos 1:18:32, por la necesidad de misiones es obvia. Siempre que los paganos permanezcan en su estado de pagano (sin revelación especial), serán juzgados y condenados por su código de ley. Que sean juzgados y salvados por gracia depende de nuestra obediencia a la Gran Comisión y su aceptación del evangelio.

(Cualquiera que realmente cree otra cosa debe estar firmemente opuesto a todo trabajo misionero. Siempre que los paganos nunca oyen de Cristo [como va el argumento], serán salvados por predeterminado. Pero si les llevamos el evangelio y lo rechazan, pierden su estado de salvación. Normalmente muchos más paganos que escuchan el evangelio lo rechazan que aceptarlo. Así que en el final muchas más personas se irán al infierno por el trabajo misionero de lo que habría sin ello. ¡Supongo que Jesús simplemente no entendió esto cuando nos dio la Gran Comisión!)

Aquí regresaré a la pregunta citada arriba en defensa de la salvación automática para el pagano: “Pero, ¿cómo puede Dios condenar a alguien por no creer en Jesús, si esa persona ni siquiera ha escuchado de Jesús?” El problema es que esta pregunta no le atina al punto. Está basada en una falsa suposición, principalmente, que no creer en Jesús es la razón para esta condenación. Pero este no es el caso. Los paganos NO son condenados por “no creer en Jesús.” Son condenados por quebrantar las leyes de Dios. I.e., no son juzgados (sea por salvación o por condenación) en relación a aquello de lo que son ignorantes, pero sólo en relación a aquello de lo que tienen conocimiento.

NOTAS:

* ¡Puesto en libertad! Lo que dice la Bibla sobre gracia

** Porqué el sistema de la Ley no puede salvar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s