Efesios 1:11 ¿apoya el calvinismo?

Una nota escrita por Dr. Jack Cottrell. Notas agregadas por la traductora han sido marcadas con asteriscos (*).

PREGUNTA: Los calvinistas dicen que Efesios 1:1-11 claramente establece la soberanía absoluta y todo-inclusivo de Dios, incluyendo la predestinación incondicional de los elegidos a salvación. ¿Usted cómo interpreta este texto?

RESPUESTA: Un entendimiento correcto de Efesios 1:1-11 comienza con el reconocimiento que el propósito de Dios para Israel fue, desde el principio, limitado a preparar para la venida del Mesías, principalmente, para la encarnación de Dios el Logos como la persona humana Jesús de Nazaret. Una vez que llegó el Mesías, fue el propósito eterno de Dios el unir todos los Israelitas creyentes y Gentiles creyentes en un solo cuerpo llamado la iglesia. Este es el punto principal del libro de Efesios y es la clave para entender el pasaje a menudo mal usado en Efesios 1:1-11.

Es bastante obvio que Efesios 1 le pone un énfasis considerable a la voluntad deliberada de Dios, o sobre lo que Dios desea y decide hacer. Versículo 5 dice, «nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito [eudokia] de su voluntad [thelema]». Versículo 9 dice, «nos dio a conocer el misterio de su voluntad [thelema], según el beneplácito [eudokia] que se propuso [protithemi] en El». Luego en versículo 11 leemos que «también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad». En este último versículo encontramos tres palabras—prothesis, boule y thelema—prácticamente el uno en cima del otro en un intento de enfatizar el concepto de propósito eterno.

Este último versículo también dice que Dios obra «todas las cosas» conforme al consejo de su voluntad. Esto es porqué deterministas como los calvinistas hablan de un decreto eterno que todo-inclusivo y universal: ¿no dice Pablo todas las cosas? Pero aquellos que toman esto en un sentido absoluto han ignorado el contexto inmediato y el tema principal de Efesios en su totalidad. El término «todas las cosas» (panta) no es necesariamente absoluto y debe ser entendido dentro de las limitaciones impuestas por el contexto. Esto se ve claramente en 1 Corintios 12:6, lo cual dice que Dios es el que «hace todas las cosas [panta] en todos». El lenguaje es exactamente paralelo a aquel de Efesios 1:11; aún el verbo es el mismo [energeo]. Y sin embargo el contexto de 1 Corintios 12 claramente limita «todas las cosas» a dones espirituales del Espíritu Santo, y versículo 11 lo dice específicamente: «Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, distribuyendo individualmente a cada uno según la voluntad de El.» De forma similar, el contexto de Efesios 1:11 no nos permite pensar en «todas las cosas» en un sentido absolutamente inclusivo, pero nos muestra el enfoque específico del propósito de Dios el cual está en vista aquí.

¿Qué es este enfoque? La clave para un entendimiento apropiado de esto yace en la referencia de Pablo al «misterio de su voluntad» en versículo 9. ¿Qué es el misterio del que habla Pablo aquí? Se refiere a él de nuevo en capítulo 3, donde se maravilla de que él en particular le fue dado el privilegio de conocer este misterio. Dice que «por revelación me fue dado a conocer el misterio, tal como antes os escribí brevemente. En vista de lo cual, leyendo, podréis comprender mi discernimiento del misterio de Cristo» (3:3-4). «A mí», se exulta, «que soy menos que el más pequeño de todos los santos, se me concedió esta gracia: anunciar a los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo, y sacar a luz cuál es la dispensación del misterio que por los siglos ha estado oculto en Dios» (3:8-9). Debemos tener cuidado de no hacer el misterio demasiado general, como si fuera simplemente el hecho de Cristo o el hecho de salvación. No, es mucho más específico que esto. Pablo lo dice con máxima especificidad en 3:6, esto es, «que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, participando igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio».

Este es el gran misterio «que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora ha sido revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu» (3:5). Y el apóstol Pablo, quien fue nombrado ser apóstol a los gentiles, fue simplemente arrollado por este hecho. Nadie estaba más comprometido a la exclusividad judía que Saulo de Tarso; por lo tanto nadie estuvo más asombrado por el hecho que Dios estaba ahora, en Cristo, abandonando esa exclusividad y uniendo los gentiles (¡los gentiles!) con los judíos en un nuevo tipo de cuerpo llamado la iglesia (3:10). En capítulo dos comenta sobre el hecho que Jesús rompió la barrera que dividía a los judíos de los gentiles y por lo tanto hacía de los dos grupos un nuevo hombre, reconciliando a ambos en un cuerpo a Dios por medio de la cruz (2:11-16). Aún su referencia al matrimonio– «y los dos serán una sola carne»– le recuerda otra vez de este gran misterio, que dos grupos (judíos y gentiles) se han hecho un cuerpo en Cristo y su iglesia (5:31-32).

Este es el mismo misterio del cual está escribiendo en capítulo uno de Efesios. Si, Dios obra todas cosas de acuerdo al consejo de su voluntad, pero ¿qué consejo o plan específico está en la mira aquí? El plan de unir los judíos y gentiles en un cuerpo llamado la iglesia (3:10) para alabanza de su gloria. Este propósito específico se ve en los versículos que inmediatamente siguen 1:11: «. . . a fin de que nosotros, que fuimos los primeros en esperar en Cristo, seamos para alabanza de su gloria. En El también vosotros, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios , para alabanza de su gloria» (1:12-14).

En estos versículos (como en 1:4-11) el “nosotros” y el “vosotros” se refieren a los judíos y gentiles. En este caso Pablo se identifica con los judíos, a quienes llama «los primeros en esperar en Cristo». En los versículos previos él da énfasis en el propósito de Dios para los judíos como nación: cómo Dios los eligió (“nos”) antes de la fundación del mundo, cómo los predestinó a adopción como hijos, cómo les ofreció el evangelio de gracia primero (véase Romanos 1:16, 2:8-9). Debe ser notado que las referencias a la predestinación en Efesios 1 están estrictamente hablando de la predestinación de la nación de Israel, no de creyentes individuales. Su mayor énfasis hasta el versículo 12 es en el propósito de Dios para los judíos (“nosotros”). Pero luego en los siguientes versículos comienza a hablar en segunda persona, “vosotros”, en otras palabras, ustedes los gentiles. En versículo 12 dice que nosotros los «que fuimos los primeros en esperar en Cristo» estábamos acostumbrados a la alabanza de su gloria, pero ahora «también vosotros» han sido traídos a la esfera de salvación «a la alabanza de su gloria» (v. 14). Este es el tema que sigue desarrollando, luego, en los capítulos dos y tres especialmente.

Así que vemos que el «todas las cosas» en Efesios 1:11 no tiene una referencia universal, la voluntad determinativa y declarativa de Dios no incluye todas la cosas que suceden en todo el alcance de naturaleza e historia. Pero sí incluye el establecimiento de la iglesia, sin embargo, como el cuerpo que une judíos y gentiles bajo una sola cabeza: Jesús el Cristo (cf. 1.10). Esto es probablemente la referencia principal en la comisión de Ananías a Saulo de Tarso en Hechos 22:14, «El Dios de nuestros padres te ha designado para que conozcas su voluntad» (véase también Colosenses 1:27), principalmente, su voluntad de unir judíos y gentiles en una iglesia.

[La mayoría de este material es sacado de mi libro, What the Bible Says About God the Ruler,* 306-309.]
NOTAS:

* «Lo que dice la Biblia sobre Dios el soberano»
La versión de Biblia usada en esta traducción es La Biblia de las Américas (LBLA), a menos de ser específicamente notada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s