Russell Responde ¿Puede un cristiano votar por un mormón para presidente?

Un artículo escrito por Bob Russell. Notas originales al texto han sido marcadas con obelisco (†). (Notas agregadas por la traductora han sido marcadas con asteriscos (*).

 
Originalmente escrito 22/07/2012

Al dirigir una sesión de Pregunta & Respuesta la semana pasada en el Centro de Entrenamiento de Billy Graham en Asheville, Carolina del norte, me presentaron esta pregunta.

«¿Qué piensas sobre un mormón haciéndose presidente? ¿Cuál es la diferencia básica entre la religión cristiana y la mormona?»

Una segunda pregunta parecida fue un poco más sarcástica:

«¿Cómo puede un cristiano que cree en la Biblia elegir entre un mormón y un musulmán anti-americano que profesa ser cristiano? (Aunque el presidente Obama clama ser cristiano, muchos seguidores de Cristo quedan perplejos por sus posiciones anti-cristianas y comentarios pro-musulmanos.)»

Mi respuesta, a mi mejor memoria, fue lo siguiente:

La diferencia principal entre la cristiandad y el mormonismo tiene que ver con la deidad de Jesucristo. La Biblia nos enseña que Jesús es Emanuel, que quiere decir, «Dios con nosotros». El evangelio de Juan comienza, «En el principio ya existía el *Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.»

EL MORMONISMO NO RECONOCE LA DEIDAD DE JESÚS.

La fe mormona contiende que Jesús no tiene igualdad con Dios. En su enseñanza Jesús nació de la esposa de Dios (al igual que Satanás). Jesús llegó a ser como Dios como ejemplo de cómo podemos todos llegar a ser como Dios. Esa es una diferencia enorme! 2 Corintios 11:3-4 nos advierte en contra de aquellos que predican a otro Jesús. El Jesús de los mormones no es el Jesús del Nuevo Testamento.

Es por eso que nuestros antepasados en la fe cristiana categorizaron al mormonismo como una secta. Hay varias características definitivas de una secta. Los sectas consideran otros libros fuera de la Biblia como divinamente inspiradas, siguen a otra persona que (o en adición a) Jesucristo y creen que la salvación se asegura por buenas obras en vez de gracia.

El libro de Mormón se considera ser una libro divinamente inspirado superior aún a la Biblia, aunque contiene pasajes que se ha comprobado que son plagiadas y erróneas. José Smith es reverenciado como un profeta, aunque fue polígamo y muchos sienten que era deshonesto. La salvación se les promete a los mormones que realizan suficientes buenas obras para ganarse el favor de Dios. Es cierto, muchos mormones son personas muy buenas y morales, y son ciudadanos rectos, pero eso no les hace cristianos. (Véase 1 Juan 4:1-3.)

El gobernador Mitt Romney parece ser un buen hombre de familia y una persona moral, pero eso no significa que será un defensor de la fe cristiana. El senador de Nevada Harry Reid y el senador de Utah Orrin Hatch son ambos mormones pero representan puntos de vista políticos muy diversos.

NO ESTAMOS ELIGIENDO A UN PASTOR EN JEFE SINO QUE UN COMANDANTE EN JEFE.

Por otra parte, el presidente Barack Obama profesa ser un cristiano, pero ha despertado una oposición fuerte de creyentes evangélicos por sus posturas pro-aborto, pro matrimonio homosexual y anti-religiosa. En una entrevista de televisión reciente, Franklin Graham titubeaba en afirmar la aserción del Presidente que es un cristiano citando a Jesús que dijo, «Por sus frutos los conocerán». Dios será el juez final, pero el presidente Obama no ha tomado posturas bíblicas sobre temas vitales para la mayoría de cristianos.

Así que este otoño, los cristianos que creen en la Biblia se encontrarán con una elección difícil entre un hombre que pertenece a una secta y un hombre que clama ser cristiano pero que promueve causas diametralmente opuestas a las posturas de cristianos conservadores.

Si estuvieran agregándole un cuarto a tu casa y tuvieras la opción entre contratar a un contratista cristiano con credenciales espectaculares y un no cristiano igualmente talentoso, ¿a cuál elegirías? La mayoría de nosotros probablemente elegiríamos al contratista cristiano.

Pero ¿qué si tuvieras la opción entre un contratista no cristiano que tenía 30 años de experiencia y recomendaciones excelentes, y un carpintero de 18 años que quería que tu cuarto adicional fuera su primer proyecto? ¿A cuál elegirías? La mayoría de nosotros probablemente elegiríamos al que tiene más capacidad. Reconocemos que ser un cristiano dedicado no necesariamente equipa a una persona para realizar un trabajo que demanda conocimiento y pericia considerable.

Al votar por un presidente, necesitamos entender que no estamos eligiendo a un predicador, sino que a un administrador. (Un capellán militar en el Centro de Entrenamiento de Billy Graham comentó que no estamos eligiendo a un pastor en jefe sino que un comandante en jefe.) ¡Esa es una distinción importante! Jimmy Carter, un maestro de escuela dominical y cristiano muy vocal generalmente se le considera uno de los presidentes más inadecuados de memoria reciente.)

FIRMANTES DE LA DECLARACIÓN DE MANHATTAN CONSIDERAN TRES TEMAS MORALES TOMAR PRECENDENTE POR ENCIMA DE TODO LO DEMÁS.

Al ser todo igual, votemos por el cristiano. Pero como todo no es igual, sería sabio considerar experiencia, filosofía de gobierno y el récord de los candidatos cuando damos nuestro voto. Aún más importante para los cristianos deber ser la postura del político sobre temas morales.

Salas de emergencia en hospitales tienen que priorizar los casos. Un ataque cardiaco tomo precedente por encima de un brazo roto, por ejemplo. Los cristianos necesitan priorizar temas políticos. El derecho inviolable a la vida, matrimonio tradicional y libertad religiosa son los tres temas que los más de 600, 000 firmantes de la Declaración de Manhattan† (del cual Carlos Colson fue co-fundador) consideran ser de suma importancia. Esos son los temas de crítica importancia que los que hemos firmado ese compromiso no cambiaremos.

Yo, personalmente, no apoyaré a candidatos que son pro-aborto y pro matrimonio homosexual, sin importar su postura sobre temas económicos y sin importar su afiliación religiosa.

Al votar por un presidente, si debemos elegir entre un no cristiano que se compromete fielmente al derecho a la vida, matrimonio bíblico y la libertad religiosa de la iglesia, y alguien que dice ser cristiano pero que socava esos valores críticos, ciertamente no es una elección ideal . . . pero no es uno que me es realmente difícil de hacer.

NOTAS:

† La Declaración de Manhattan se publicó el 20 de noviembre de 2009 por un grupo de clero cristiano prominente, líderes ministeriales, y eruditos en una conferencia en Washington DC. La declaración de 4,700 palabras habla en defensa del derecho inviolable a la vida, matrimonio tradicional y libertad religiosa. Emite un claro y fuerte llamado a cristianos a adherirse firmemente a sus convicciones en estas tres áreas.

 
Para ver más sobre el ministerio de Bob Russell, visiten su sitio AQUÍ.

La versión de la Biblia usada en este artículo es la NVI (Nueva Versión Internacional), a menos de ser específicamente notado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s