#4 Salvados por gracia por medio de Jesucristo

Por medio de JesucristoUn artículo escrito por el Dr. Jack Cottrell.  Para leer el original, viste su BLOG.

Romanos 3:24-25 dice, “Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación (o expiación) por su sangre a través de la fe.”

La única manera de ser salvo del pecado es por la gracia, y la única fuente de gracia es lo que Jesús ha hecho por nosotros en la cruz.  Aquí estamos buscando entender exactamente lo que hacía Jesús en la cruz para hacer que fuera posible la salvación por gracia.

I.  LA GRACIA VIENE POR JESUCRISTO

El significado general o genérico de la palabra griega para gracia (charis) es “un regalo que trae gozo”, así que tanto charis como nuestra palabra “gracia” se pueden referir a regalos de diferentes tipos.  Pero la Biblia es muy clara que la gracia salvadora viene solo por Jesucristo.  “La gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).  “Fortalécete en la gracia que hay en Cristo Jesús” (2 Timoteo 2:1).  “Somos salvos por la gracia del Señor Jesús” (Hechos 15:11).  “Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres” (Tito 2:11).  Véase Romanos 3:24; 5:15.

Debemos enfatizar que Jesús es la ÚNICA fuente de gracia salvadora.  “En ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos” (Hechos 4:12).  La mayoría de las religiones tienen un concepto de “salvación”, pero ninguno de ellos verdaderamente puede salvar.  Esto es porque los pecadores solo pueden ser salvados por gracia, y la gracia solo viene por Jesús.  Sectas tales como el hinduismo bhakti y el budismo de la verdadera tierra pura DICEN proveer una salvación de gracia, pero solo se están engañando a ellos mismos y a otros.  La gracia no es posible en ningún lugar fuera del cristianismo, porque solo el cristianismo tiene la única fuente de gracia: el Redentor divino y sin pecado, Jesucristo.

II.  LA GRACIA VIENE POR LA CRUZ DE JESUCRISTO

¿Por qué es Jesús diferente de otros supuestos “salvadores”, tales como Buda, o Krishna, o Mahoma, o Sun-Myung Moon, o José Smith?  ¿Qué tiene Jesús que lo hace la única fuente de gracia?  Dos cosas:

Primero, Jesús trae gracia por causa de quién es él.  En primer lugar, él es el único ser humano sin pecado y solo un ser humano sin pecado puede ofrecerse para sufrir el castigo por el pecado que otra persona merecía.  En segundo lugar, solo él es el divino Hijo de Dios, Dios el Hijo, Dios encarnado.  Solo un ser divino puede ofrecerse para sufrir el castigo por el pecado que merecía el mundo entero.

Segundo, Jesús trae gracia por lo que ha hecho.  Recuerda: la gracia no es justa; hasta es el opuesto de la justicia.  Bajo gracia, uno no recibe lo que merece, sino que recibe su opuesto.  Esto es tanto verdad de Jesús como lo es de nosotros.  ¿Qué merecía Cristo?  La adoración y el honor más alto; véase Apocalipsis 5:11-14.  ¿Pero qué recibió?  ¡Recibió una CRUZ!  ¡Él no merecía la cruz, pero nosotros sí!  Estaba tomando lo que NOSOTROS merecemos para que nos pudiera dar lo que ÉL merece.  Véase 2 Corintios 5:21.

¿Cómo describe la Biblia lo que Jesús estaba haciendo en la cruz?  Aquí enfatizaré dos cosas.  Primero, la cruz fue nuestra REDENCIÓN (véase Romanos 3:24).  “Redimir” significa poner en libertad al pagar un precio, o en este caso, pagando una DEUDA que debemos.  El pecado nos pone en deuda con Dios (Mateo 6:12).  Estamos bajo esclavitud u obligación de pagar a Dios la deuda de castigo eterno en el infierno.  Jesús nos redime pagando esta deuda por nosotros.  En su sufrimiento, Jesús estaba sintiendo el equivalente de la eternidad en el infierno para toda la humanidad.  Así nos libra de la obligación de pagar esta deuda.  Véase Gálatas 3:13; 1 Pedro 1:18-19.

Tercero, la cruz fue nuestro PROPICIACIÓN o expiación (Romanos 3:25).  “Expiar” significa alejar ira con una ofrenda.  Por causa de nuestro pecado, merecemos la ira de Dios y estamos justamente condenados a sufrir las consecuencias de esta ira por toda la eternidad.  Pero Jesús interviene por nosotros, y toma la ira de Dios (la cual merecemos) sobre ÉL MISMO en vez de nosotros.  Él se puso en nuestro lugar y le permitió al Padre verter Su ira divina sobre él.  Es así como es nuestra propiciación o expiación.  Véase 1 Juan 2:2; 4:10.

No podemos empezar a entender lo que Jesús estaba sintiendo en la cruz.  La tortura física de la crucifixión fue extrema en sí.  Pero el sufrimiento espiritual (mental, emocional) que acompañó la crucifixión de Cristo fue infinitamente peor, dado el hecho de que Él era el Hijo de Dios sin pecado.

La cruz de Cristo, y SOLO su cruz, le permite a Dios ser justo y ser el justificador de cualquiera que confíe en él.  Véase Romanos 3:26.

III.  LA GRACIA VIENE POR FE EN LA CRUZ DE JESUCRISTO.

La cruz de Jesucristo no provee salvación para todos los pecados de toda la humanidad automáticamente.  Cierto, automáticamente anula las consecuencias del pecado de Adán para todos (Romanos 5:12-19), pero nuestros pecados propios y conscientes solo serán perdonados cuando conscientemente aceptamos el regalo de Cristo de la redención.  Romanos 3:25 (correctamente traducido, como en la NVI) declara que Cristo es una propiciación (o expiación) “que se recibe por la fe en su SANGRE”.  La fe salvadora debe ser así de específico.  Véase también Romanos 10:9-10.

Los beneficios de la propiciación (expiación) de Cristo primero se aplican al pecador en el bautismo cristiano, pero solo por medio de la fe.  Véase Romanos 6:3-4; Colosenses 2:12.  Nosotros como cristianos somo aceptables a Dios AHORA, en este mismo momento, no por lo bueno que somos, sino porque estamos confiando en la sangre de Jesús.

¿Por qué es esta la única manera de hacer esto?  En realidad, al orgullo humano le GUSTARÍA pensar que hay otra manera que no sea por la gracia, por la cual podríamos de alguna manera poder merecer la salvación.  ¡Pero la cruz no lo permitirá!  Cada vez que empieces a pensar que puede que merezcas ser salvado, solo mira la cruz de nuevo: ¡eso es lo que mereces!  “La cruz excelsa al contemplar do Cristo allí por mi murió, De todo cuanto estimo aquí, lo más precioso es su amor”.  Véase Efesios 2:9; Santiago 4:6.

Versión de la Biblia usada en los textos: La Biblia de las Américas, excepto donde fue específicamente notado.

Parte 3: Doble maldición, doble cura

Parte 5: Justificados por la fe, la clave para seguridad de salvación

Categorías: Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s