Lucha por pureza

lucha por purezaUn artículo escrito por Bob Russell.  Traducido por Stefania Vera.

La ciudad de Éfeso se destacó por su sensualidad. Era el centro de adoración de Artemis – la Diosa de la fertilidad. El templo contaba con prostitución y una mentalidad de “todo se vale”.

La economía de Éfeso dependía en gran medida de la manufactura y venta de estatuas en miniatura de ésta Diosa del amor. Los arqueólogos afirman que el primer “anuncio publicitario” jamás encontrado en la historia antigua fue la promoción de un burdel en Éfeso.

Por lo tanto, no es sorprendente que una parte significativa de la carta de Pablo a la iglesia de Éfeso se enfocara en elevar sus estándares de moralidad de la promiscuidad a la pureza. El apóstol insistió en que los cristianos debían vivir vidas santas incluso aunque su cultura era muy profana. Dios no baja la escala/no disminuye su exigencia. Sus estándares morales son muy altos, incluso para aquellos que vivían en Éfeso.

Ya que vivimos en una cultura similar “loca por el sexo”, necesitamos prestar especial atención a varias frases en el capítulo 5 que ilustran la medida a la que va el pueblo de Dios para mantener la pureza moral:

La primera está en el versículo 3: “ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual”. No hacer alusión a la inmoralidad por vestimenta provocativa, coqueteo astuto, toque sugerente, o comentarios “lindos”. No insinuarla por asociaciones cuestionables o apariencias descuidadas. Los cristianos deben ser tan distintivos como para que no hay justificación para los chismes, ni las insinuaciones, ni siquiera un susurro de inmoralidad sexual.

Otra frase digna de destacar está en el versículo 4: “no debe haber obscenidad, conversaciones necias, ni chistes groseros”. Muchos son bombardeados con chistes obscenos, lenguaje soez y doble sentido en el lugar de trabajo cada día. Rápidamente nos acostumbramos a esto y en poco tiempo estamos pensando y participando en ello.
Pero el versículo 4 dice que estas cosas están fuera de lugar para nosotros. Deberíamos sentirnos incómodos cuando la conversación se vuelve vulgar. No tenemos que actuar pudorosos/escandalizados o condenar a las personas. No es nuestro trabajo ser la policía del lenguaje. Una mejor reacción es sonreír cortésmente y cambiar el tema.

El versículo 4 sugiere otra alternativa: ”tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias.”. Algunas veces se puede alterar el curso de la conversación con gratitud. Si alguien pregunta, “¿alguna vez has visto “Larry the cable guy” en el canal de las comedias? se pone grosero, ¡pero es tan gracioso!” si dices, “estoy agradecido por ESPN- él se pone tan grosero que necesito una alternativa” le enviarás un mensaje sutil de que preferirías que la conversación no se convierta en una espiral grosera decadente.

Hay otra frase en el versículo 7 que enfatiza los altos estándares de Dios: “no se hagan cómplices de ellos”. No entren en sus foros ni entren en diálogos que no son sanos. No compres productos de compañías que auspician programas que menoscaban constantemente los valores tradicionales. No te suscribas a las actividades inmorales de Hollywood asistiendo a sus películas. Cuando compras una entrada al cine estás firmando un cheque a los productores y asociándote con ellos en el financiamiento de películas similares en el futuro.

Otra frase que eleva el estándar para nosotros es: “da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto”. Esto no significa que debemos ingenuos o puritanos, pero él está diciendo que no necesitamos dar detalles morbosos e innecesarios. No necesitas mostrar un video pornográfico para convencer a la gente de que está mal. Demasiados detalles avergüenzan a los creyentes y apelan a intereses lascivos.

Podemos usar definiciones bíblicas y saber que estamos siendo apropiados. Por ejemplo, la biblia dice que Raquel era de bella figura y hermosa. Así que no tenemos que pretender que no notamos la belleza, pero no tenemos que usar términos gráficos u obscenos tampoco.

Considere la manera en que la biblia describe el amorío de David con Betsabé. Segunda de Samuel 11:4 dice, “entonces David envió mensajeros a buscarla. Ella vino a él, y él durmió con ella… Entonces ella fue de vuelta a casa”. Hollywood podría aprender una lección de la discreción practicada en la biblia. Nosotros también podemos.

Los estándares de Dios son altos- no hacer alusión a la inmoralidad, no hacer chistes groseros, no asociarse con lo inmoral, no detallar lo que ocurre en escenas depravadas. “Porque una vez fueron oscuridad, más ahora son luz en el señor. Vivan como niños de luz” Efesios 5:8

Para ver más sobre el ministerio de Bob Russell, visiten su sitio AQUÍ, o busquen su página en Facebook.

La versión de la Biblia usada en este artículo es la NVI (Nueva Versión Internacional), a menos de ser específicamente notado.

Categorías: Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s